incumbe

Preparación para Ramadán

Musulmanes, os exhorto a que tengáis Taqwa de Allah y a que os aferréis a ella en secreto y en público: “¡Vosotros que creéis! Temed a Allah y hablad acertadamente. Él hará buenas vuestras acciones y os perdonará las faltas. Y quien obedece a Allah y a Su Mensajero ha triunfado con gran éxito”.

Siervos de Allah, ciertamente está llamando a nuestras puertas un noble invitado, un invitado al que trataremos de forma especial a lo largo de un mes, con todos sus días y sus noches; cambiando nuestros hábitos de vida, adaptándonos a él para cumplir lo que Allah nos ha ordenado y alejarnos de lo que Allah nos ha prohibido. Ese invitado es el noble mes de Ramadán.

En este mes, los musulmanes de Oriente y Occidente transforman su rutina para adaptarla de la mejor manera posible al ayuno durante el día y a la oración durante la noche; el que consigue hacerlo con sinceridad, buscando con ello la Faz de Allah, estará consiguiendo que Allah le perdone sus faltas cometidas en el pasado, ya que el Mensajero de Allah dijo: “A quien ayune el mes de Ramadán con imán y con sinceridad se le perdonarán las faltas cometidas”.

Hay mucha gente que en el noble mes de Ramadán se entrega por completo a Allah; cambia su vida y se entrega a la adoración y la obediencia. Esto es algo loable y digno de alabanza, es algo bueno; a lo que llamamos. Pero, respecto esto, existe también un asunto sobre el que debemos ser muy precavidos, un asunto que cobra una importancia mayor en estos tiempos que corren, y esto es que el mes de Ramadán no nos lleve a caer en algún tipo de extremismo en el que traspasemos los límites de lo que es el Din, ya que el extremismo, en cualquiera de sus facetas, es algo que está muy alejado de la enseñanza y la sabiduría del Islam y del mes de Ramadán.

El Islam es el Din del equilibrio, el Din de la rectitud, el Din del camino de en medio; y cuando recitamos la Surat al Fatiha lo decimos claramente, puesto que en ella le pedimos a Allah que nos guíe y nos mantenga en el camino recto, el Sirat al Mustaqim, el camino de los que Allah ha favorecido; no el de los que son motivo de Su ira, los judíos y los que son como ellos; ni el camino de los extraviados, los cristianos y los que son como ellos. Estos no son nuestros caminos, nuestro camino es el camino del equilibrio, el camino del centro -nunca en los extremos, ni en uno ni en el otro- es el Sirat al Mustaqim, el camino que conduce hacia el Jardín en la Próxima Vida.

Ciertamente estamos viviendo un tiempo en el que el Islam está siendo muy maltratado. Es atacado constantemente desde diversos frentes, y parte de que esto sea así son los propios musulmanes que no comprenden realmente lo que significa ser musulmán; influye también esos que dicen ser musulmanes pero que realmente no siguen las enseñanzas más básicas del Corán y de la Sunna. Todo esto ha creado una imagen del Islam que no es la verdadera, una imagen que nosotros, como musulmanes creyentes, no podemos permitir. Y la forma de luchar contra todo esto es enseñar y empaparnos de las enseñanzas del Islam; es el ser muy conscientes de cuál es nuestra realidad, de cuál es el valor de este mundo y de que, cuando dejemos esta vida, llegará Otra, en la que viviremos de acuerdo a lo que hayamos cosechado en este mundo de dunia.

El mes de Ramadán es el momento ideal para reflexionar sobre estas cosas, para ver qué es lo que debemos cambiar en nuestras vidas, para volver nuevamente al camino recto, del que nos hayamos podido desviar a lo largo del año. Es un mes en el que somos capaces de imponernos a nuestro nafs. Luchamos contra él, impidiéndole la comida y la bebida, desde el alba hasta la puesta de sol. Y si somos capaces de vencerlo, y lo somos, significa que es posible vencer al nafs, a pesar de que sea difícil. Es una batalla que podemos ganar. Tenemos posibilidades de vencer. ¿Cómo podemos hacerlo? Allah nos pedirá cuentas por ello; como tenemos la posibilidad de vencer a nuestro nafs, Allah nos exige que lo hagamos también el resto del año, no únicamente en Ramadán.

Y, ciertamente, esta es la manera de vencer también al extremismo, la única manera de vencer a esas ideas desviadas de lo que es el Islam. Si somos capaces de mirarnos a nosotros mismos, de imponernos a nuestro nafs, de luchar contra nosotros mismos para cambiar y mejorar, para cumplir con aquello que Allah nos pide ─y el mes de Ramadán es una gran oportunidad para hacerlo─, entonces seremos capaces de alzar por encima de nuestras cabezas el estandarte del Islam, del Islam puro y real, del Islam original, del Islam de Medina Al Munawwarah, y podremos decir, llenos de orgullo, completamente satisfechos y complacidos: “Yo soy musulmán”.

Pero si no somos capaces de hacerlo, si no somos capaces de parar un momento el tren de nuestras vidas, de esta vida de dunia que nos atrapa en su redes, si no podemos parar y reflexionar sobre hacia dónde vamos, sobre qué estoy haciendo yo como musulmán para luchar contra mi nafs y mejorarme a mí mismo y mejorar lo que hay a mi alrededor, entonces nos estaremos desviando cada vez mas del Sirat Al Mustaqim, del camino recto, e iremos, poco a poco, abriendo los límites, ampliando las fronteras, relajándonos en el Din, dejando que dunia venza a Ájira; a veces incluso, de una forma imperceptible, con la sutileza propia del Shaytán y sus artimañas, iremos cayendo en el camino de los que son motivo de ira y en el camino de los extraviados. Y a Allah le pedimos que nos proteja de ello.

***********

Siervos de Allah, ciertamente el Islam es el camino de en medio, el del equilibro, el de la justicia. Dice Allah: “Y así mismo hemos hecho que fuerais una comunidad central”; el Imam al Qurtubi, en su Tafsir de esta aleya dice: “Quiere decir: así como la Kaaba está en el medio de la Tierra, por lo mismo os hemos hecho una nación centrada; o hemos dado a esta ummah un nivel inferior al de los profetas y superior al de las otras comunidades. El significado de la palabra al-wast, que significa ‘el centro’, tiene también como significado ‘la justicia’”. Y el origen de esto es que lo más loable de cualquier cosa es su centro. Continúa diciendo Imam al Qurtubi: “Quiere decir que esta ummah no caerá en el desatino y el fanatismo, como hicieron los cristianos con sus profetas, y tampoco en la terquedad y necedad de los judíos con sus profetas. Y el Mensajero de Allah, salla allahu alaihi wa sallam, dijo: ‘Lo mejor de las cosas es su término medio’”.

Ramadán llama a nuestras puertas. ¿Cómo lo vamos a recibir? ¿Cómo nos vamos a comportar con él? ¿Cómo lo vamos a despedir? Que la respuesta a estas tres preguntas esté basada en el término medio, en el equilibrio, en la justicia. Nuestro camino no es el camino del extremismo y el fanatismo, en el que durante Ramadán somos los seres más correctos del planeta y cuando acaba nos olvidamos por completo de Allah y de Su Mensajero. Pero tampoco estamos en el que otro extremo y somos de aquellos que no aprovechamos la oportunidad del mes de Ramadán para obtener en él todo el bien que Allah y Su Mensajero nos han prometido. Somos del camino de en medio, el camino del equilibro, el camino que conduce a lo mejor de esta vida y de la Próxima.

Tened temor de Allah, siervos Suyos; aferraos al Sirat al Mustaqim; reflexionad sobre qué queréis hacer en el mes de Ramadán, reflexionad sobre cómo vais a recibir a Ramadán; sed sinceros a la hora de preguntaros a vosotros mismos qué debéis cambiar, y cuando tengáis la respuesta, cuando sepáis que es lo que queréis, y buscad siempre lo mejor, que vuestros anhelos sean elevados, que vuestras expectativas sean muy altas; cuando lo sepáis, luchad, esforzaos por conseguirlo, luchad contra vosotros mismos por alcanzarlo, pues vuestro propio nafs será el primero que intentará impedir que lo consigáis. Luchad contra él; hacedlo en el camino el camino del equilibro, en el camino de la justicia, y las puertas del Jardín se abrirán para vosotros, para que entréis en él por la que deseéis.

Oh Allah, te pedimos que nos hagas ser gente del Jardín.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies