incumbe

La generosidad en el Din del Islam

Musulmanes, os exhorto a que tengáis Taqwa de Allah: “¡Vosotros que creéis! Temed a Allah como debe ser temido y no muráis sin estar sometidos”.

Siervos de Allah, ciertamente una de las enseñanzas más importantes del Islam es que nos enseña a cultivar las nobles cualidades de carácter y de comportamiento, al mismo tiempo que nos advierte sobre las malas; y realmente para esto es para lo que fue enviado el Mensajero de Allah, sallaallahu alaihi wa sallam, ya que él mismo dijo: “Ciertamente he sido enviado para perfeccionar las nobles cualidades de carácter”.

Todas estas cualidades, todo esto a lo que nos llama el Islam, tiene un componente común, que es la unión, el permanecer unidos, el acercar nuestros corazones, el llegar a ser como un solo cuerpo, como un edificio firme, en el que unas partes sostienen a las otras, en el que unas partes ayudan a otras; eso es lo que quiere para nosotros el Islam, esta es nuestra misión y nuestra responsabilidad en esta Tierra: reconocer que somos hermanos y que eso se convierta en una realidad y no se quede sólo en palabras bonitas pero carentes de significado.

De entre todas las nobles cualidades a las que nos llaman Allah y Su Mensajero, hay una por encima del resto, una que une los corazones, que iguala a unos con otros, que elimina de nuestro interior el odio, el rencor y la envidia, que cierra las puertas del mal y abre las puertas del bien, que cierra las puertas de la separación y la fitna y abre las de la unidad y la hermandad, una cualidad en la que el Mensajero Muhámmad, sallallahu alaihi wa sallam, sobresalía por encima del resto. Esta cualidad es la generosidad.

El Mensajero de Allah amaba la generosidad y por eso daba sin miedo a la pobreza; a todo el que le pedía, le daba; en ninguna ocasión dejó de dar a quien le pedía. Y lo que hacía porque sabía que Allah le recompensaría por todo lo que diera. Esto es lo que debemos comprender nosotros: dar, ser generosos, no mengua nuestra riqueza; todo lo contrario, cuanto más generosos seamos con nuestros hermanos, más generoso será Allah con nosotros y más multiplicará nuestra riqueza, ya que Él dice: “Los que gastan sus bienes en el camino de Allah se parecen a un grano que produce siete espigas y cada una de las espigas lleva cien granos. Así multiplica Allah a quien Él quiere. Y Allah todo lo abarca, todo lo sabe”.

Ciertamente dar con generosidad, gastar en la causa de Allah, ayudar a los que lo necesitan, dar a los que nos piden, meternos la mano en el bolsillo y dar de lo que Allah nos ha dado, es parte del Islam, es parte de nuestro Din, es parte de nuestra obligación y nuestra responsabilidad y es uno de los motivos que propicia que Allah nos dé incremento en nuestra riqueza. Si somos generosos, Allah será generoso con nosotros; si damos, Allah nos dará; si no lo somos, Allah no lo será. El día en el que entendamos y practiquemos esto, con confianza en Allah y sinceridad, nada podrá detenernos.

Dice Allah en Su Libro: “El Shaytán os promete (os asusta con) la pobreza y os manda la avaricia, pero Allah os promete perdón de Su parte y favor. Y Allah todo lo abarca, todo lo sabe”. Esta aleya es una clara muestra de que, si somos avariciosos, es porque nos estamos dejando influenciar por el Shaytán, estamos permitiendo que el Shaytán nos venza, estamos perdiendo la confianza en Allah y en que es Allah el que provee; y la manera de vencer nosotros al Shaytán, la manera de ganar esta batalla, es dando de lo que tenemos, siendo generosos con lo que Allah nos ha dado, que es una amanah; no lo olvidéis, no es nuestra riqueza, es la riqueza de Allah. Y aquellos que están libres de su propia avaricia…, esos son los que tendrán éxito.

En el Tafsir de al-Qurtubi, hablando de esta aleya, encontramos un hadiz en el Mensajero de Allah, sallallahu alaihi wa sallam, dijo: “Ciertamente, Shaytán tiene una ocurrencia con el hijo de Adán y el ángel tiene otra. La ocurrencia de Shaytán es inducir al mal y distorsionar la verdad, mientras que la ocurrencia del ángel es inducir al bien y corroborar la verdad. Así pues, quien encontrara esto último, que sepa que procede de Allah; y quien encontrara lo otro, que se refugie en Allah contra Shaytán. Después recitó: “El Shaytán os promete (os asusta con) la pobreza y os manda la avaricia”.

Por consiguiente, todo lo que demos a otros, Allah nos lo dará a nosotros, y nos lo dará multiplicado; cuánto más demos, más nos dará Allah, y esto es algo establecido desde los tiempos antiguos, ya que se ha relatado que dice la Torah: “¡Siervo mío, da de Mi provisión, que Yo seré espléndido contigo favoreciéndote. Pues Mi mano es espléndida con cada mano espléndida!”. Y este significado lo encontramos también en el Corán cuando dice Allah: “Di: Es cierto que mi Señor le da extensa provisión a quien quiere de Sus siervos y (también) la restringe. Cualquier cosa que gastéis, Él os dará algo a cambio, y Él es el mejor en proveer”.

Oh Allah, te pedimos que nos des facilidad para ser generosos con aquellos que lo necesitan.

***********

Dijo el Mensajero de Allah, sallallahu alaihi wa sallam: “El generoso está cerca de Allah, cerca del Jardín, cerca de la gente y lejos del Fuego. Y el avaricioso está lejos de Allah, lejos del Jardín, lejos de la gente y cerca del Fuego”. Siervos de Allah, el que de vosotros quiera ser amado por Allah, amado por la gente, estar cerca del Jardín y alejarse del Fuego que sea generoso, que sea generoso con su riqueza, que la gaste en aquellos que la necesiten, que gaste en la causa de Allah, que gaste en los que le piden, que sea generoso con su riqueza y que lo sea también con su tiempo, su dedicación y su esfuerzo. Y el que no lo haga, que sepa que estará alejándose de Allah, del Jardín y de la gente.

La generosidad es algo adquirible, es algo que se aprende; mediante el esfuerzo, luchando contra tu propio nafs y el incesante susurro del Shaytán puedes adquirir la cualidad de la generosidad. Si los padres son generosos, tienen la puerta de su casa abierta, invitan a gente a sus casas, dan con generosidad a sus mujeres, son generosos con aquellos que lo necesitan, eso es algo que verán los hijos y se acostumbrarán a ello; y cuando crezcan y sean ellos los poseedores de la riqueza, entonces darán con facilidad. Esta es una enseñanza que se transmite generación tras generación; por lo tanto, no seáis avariciosos si no queréis que vuestros hijos lo sean en el futuro; sed generosos para que el día de mañana vuestros hijos también lo sean.

Lo opuesto a la generosidad es la avaricia, y si la generosidad eleva a la persona a las estaciones más elevadas, la avaricia la denigra hasta las estaciones más perversas. Si quieres ser amado por la gente, sé generoso con ellos, dales de lo que Allah te ha dado, y entonces estarás ganándote una posición en los corazones de la gente a la que das, harán du’as por ti y eso te llevará a la mejor posición en la Próxima vida. Pero si eres avaricioso, si no piensas más que en ti mismo, si no eres capaz de meterte la mano en el bolsillo y gastar en los demás, si no eres capaz de dedicarles siquiera un saludo y una sonrisa, entonces te irás aislando de la gente, nadie te querrá, nadie pedirá por ti, nadie se preocupará por ti, tus propios hijos te darán la espalda. ¿Cómo no va a ser así si tú antes no te has preocupado por ellos?

Tened temor de Allah, siervos Suyos; sed generosos, dad de lo que Allah os ha dado. No importa si tienes mucho o tienes poco, eso no es lo importante, lo realmente importante es que seas consciente de que todo lo que gastes por Allah, Él te lo devolverá multiplicado, y en el momento en el que comprendamos esto y seamos capaces de gastar, veremos cómo nuestras vidas cambian y cómo conseguimos, con el permiso de Allah, lo mejor de esta vida y de la Próxima.

2 Comments

  • Fatima Paloma Medina

    3 octubre, 2018 at 13:53

    As salaamu aleikum, Ahmed.
    Gracias por compartir tus jutbas, tus enseñanzas.
    Granada está un poco más huérfana sin ti, pero al menos de este modo, podemos seguir disfrutando de tus reflexiones.
    Shukran jazilan, mi querido hermano.

    Responder

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies