incumbe

Lecciones de Ramadán

Musulmanes, os exhorto a que tengáis Taqwa de Allah, ya que la Taqwa de Allah será vuestra salvación en esta vida y en la próxima.

Siervos de Allah, ciertamente esta vida de dunia, no es más que un puente hacia la vida infinita del ájira, una vida que no se entrega a ella más que el ignorante, una vida que no es más que una ilusión para los que no tienen Taqwa de Allah; “¡Hombres! Es cierto que la promesa de Allah es verdadera, que no os seduzca la vida del mundo ni os engañe el seductor apartándoos de Allah” (35, 5).

Yabir ibn ‘Abdullah, que Allah esté complacido con él, narra que en una ocasión el Mensajero de Allah, salla allahu alaihi wa sallam, subió al mimbar; cuando subió al primer escalón dijo: Amin; luego subió al segundo y dijo: Amin, y a continuación subió al tercero y dijo: Amin. Dijeron los Sahaba: “Oh Mensajero de Allah, hemos escuchado que has dicho Amin tres veces, cuál es la razón?. Dijo salla allahu alaihi wa sallam: “Cuando subí el primer escalón, vino a mi Yibril y me dijo: “Desgraciado el siervo que entra en el mes de ramadán y sale de él sin ser perdonado, y yo dije Amin; en el segundo me dijo: “Desgraciado el siervo que alcanza a sus padres en la vejez, a ambos o alguno de ellos y no les hace entrar en el Jardín (por su buen trato y su bondad hacia ellos); y yo dije Amin; y en el tercero me dijo: “Desgraciado sea el siervo que cuando eres mencionado ante él, no hace salat por ti, y yo dije Amin”.

Ciertamente el mes de Ramadán es una oportunidad que Allah nos brinda para hacer en él el mayor numero de buenas acciones posibles, para aprovisionarnos de aquello que será de beneficio para nosotros el día de mañana, para aprovisionarnos de aquellos que nos dará amplitud y descanso en la tumba; ya que esas buenas acciones que hagamos durante el mes de Ramadán, serán anotadas y pesaran a nuestro favor el Día de la Rendición de Cuentas: “Ese día, el peso en la Balanza será la verdad. Aquéllos cuyas acciones tengan peso, serán quienes hayan tenido éxito. Pero aquéllos cuyas acciones apenas pesen, serán quienes se hayan perdido a sí mismos por haber sido injustos con Nuestros signos” (7, 8).

Esas buenas acciones que hayamos hecho, esas acciones de las que nos hayamos aprovisionado, será lo que nos salvará el día en el que ni las riquezas ni los hijos sirvan de nada; ya que el portador de estas acciones, el que las haya hecho con sinceridad buscando con ello la faz de Allah, será elevado por ello ante Allah; dice Allah: “Hasta Él sube la buena palabra y la acción recta la eleva”.

Ciertamente la acción recta, la buena obra, tienen un gran valor para nosotros, y realmente es el fruto del salat, del ayuno y del qiyam; es el fruto del Iman sincero que surge de un corazón puro y creyente.

En el mes en el que nos encontramos, el mes de ramadán, no es un mes para comer, dormir y holgazanear; ya que uno de los aspectos indeseables durante el ayuno es el exceso en la comida y en el sueño. Ramadán no es un mes para dormir durante el día y pasarse en vela la noche, y no es suficiente para nosotros, si queremos alcanzar la posición más elevada, el contentarnos únicamente con abstenernos de los apetitos del estómago y las partes privadas desde el alba hasta la puesta de sol; la sabiduría y el propósito del ayuno y del qiyam que hacemos a lo largo de este mes, es hacer todo aquello que nos sea de beneficio para nosotros, tanto en palabra como en acción; ya que el Islam completo, el Islam elevado, es la palabra y la acción.

En este mes de ramadán, debemos esforzarnos en adorar a Allah con nuestro corazón, con nuestro cuerpo y con nuestra riqueza. Le adoramos con nuestro corazón eliminando de él las enfermedades perniciosas, reflexionando sobre la creación de Allah. Le adoramos con nuestro cuerpo haciendo el mayor número de buenas acciones. Le adoramos con nuestro riqueza purificándola, dando de ella a los más necesitados, siendo generosos con lo que Allah nos ha dado, especialmente en el mes de Ramadán, el mes de la generosidad, el mes en el que las buenas acciones son multiplicadas y cuya recompensa pertenece a Allah.

Nuestro Mensajero, salla allahu alaihi wa sallam, era el mas generoso de entre los generosos, y era más generoso todavía en el mes de Ramadán, más generoso que la brisa fresca en medio de un calor abrasador. Daba todo lo que tenía, ya que el ayuno y la avaricia no son compatibles en el corazón de alguien que cree en Allah y en el Último Día, no son compatibles la avaricia y el salat para el siervo que cree que el que le ha ordenado el Salat es el mismo que el que le ha ordenado ser generoso; o ¿es que somos de aquellos, que creen en parte del libro y reniegan de la otra?.

***********

Siervos de Allah, nos encontramos en el mes de la generosidad, el mes del ayuno, y ese ayuno que hacemos, esa oración que hacemos no es aceptada si no cumplimos con el pilar del zakat, que es lo que elimina las faltas que ha cometido el siervo durante el ayuno. Esta generosidad a la que os estoy llamando, necesita entrenamiento, necesita que nos acostumbres a ella; el primer paso es pagar el zakat obligatorio si tenemos que hacerlo, luego con las sadaqas voluntarias, poco a poco, hasta que somos capaces de vencer a nuestro nafs y dar con generosidad, ya que el ser humano ha sido creado amando la riqueza y los deleites de dunia.

Dice Allah en Su Libro: “es tenaz en su amor por los bienes”, así somos, amamos nuestros bienes, y contra esto es contra lo que debemos luchar; por eso el Mensajero de Allah nos advierte sobre esta naturaleza nuestra cuando dice: “Si el hijo de Adam tiene dos valles de oro, anhelaría un tercero; ya que no llena el deseo del Hijo del Adam mas que la tierra; y Allah acepta la tawba del que se vuelve a Él en arrepentimiento”.

Tened temor de Allah siervos suyos, aprovisionados en este mes de buenas obras, incrementad el número de aquello que vaya a ser de beneficio para vosotros, ya que el mes de ramadán pasará ante nosotros, y no podemos permitirnos ser de aquellos desgraciados ante los que pasa el mes de Ramadán sin que se cosechen en él lo que les será de beneficio en la Próxima Vida.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies