incumbe

La justicia en el Islam

Musulmanes, os exhorto a que tengáis Taqwa de Allah, ya que la Taqwa será lo que nos salvará el Día de la Rendición de Cuentas. Y será por la Taqwa por lo que ascenderemos a los más altos grados del Jardín: “Y llevad provisiones, aunque la mejor provisión es el temor (de Allah). Así pues, guardaos, vosotros que entendéis la esencia de las cosas”.

Dice Allah, subhanahu wa ta’ala, en Su Libro: “En verdad Allah ordena la justicia, la excelencia y dar a los parientes próximos; y prohíbe la indecencia, lo reprobable y la injusticia. Allah os exhorta para que podáis recapacitar” (Abeja, 90).

Siervos de Allah, ciertamente la justicia es la piedra angular de nuestro Din; si no hay justicia, no se puede establecer el Islam. Allah nos ordena la justicia. Nos ordena que seamos justos. Nos ordena que en todo lo que hagamos, en todas nuestras transacciones, en todas nuestras acciones apliquemos la justicia, pues si no somos capaces de aplicarla, entonces esa acción, eso que estemos haciendo, no podrá triunfar, pues su base no será firme.

La primera justicia es la justicia individual. Es la que debemos aplicar en nosotros mismos. Tenemos que ser justos con nosotros mismos, y esto significa emplear aquello que Allah nos ha dado de manera correcta y justa. Allah nos ha dado ojos, oídos, lengua, manos, pies, estómago, partes privadas, todo esto no nos pertenece, son unas amanas que Allah nos ha dado, y al hacerlo, nos pide que seamos justos con ellas. La forma de serlo, la forma de aplicar la justicia con nosotros mismos, es no emplear estos miembros en aquello que Allah detesta y prohíbe.

Si quieres ser de los justos contigo mismo, no mires a los demás, mírate a ti mismo, y pregúntate si estás empleando en el bien aquello que Allah te ha dado. Olvídate de lo que haga o lo que diga fulano o mengano, ese no es tu asunto. Tu asunto es ser justo, y la primera justicia es la que aplicas en ti mismo; si eres capaz de ser justo contigo, con todos los dones que Allah te ha dado, siendo agradecido por ello, empleando todo lo que Allah te ha dado en obedecerle, entonces sí podrás ser justo con los demás. Pero si no lo eres contigo mismo, es imposible que lo seas con otros. ¿Quieres que los demás sean justos? Se tú el primero en hacerlo contigo mismo y entonces verás cómo las cosas a tu alrededor comenzarán a cambiar.

Siervos de Allah, una vez que hemos sido capaces de aplicar la justicia en nosotros mismos, debemos seguir ascendiendo en esta noble cualidad, y el siguiente paso es la justicia colectiva, la justicia social, la justicia con los demás. Este tipo de justicia es la que aplicas, en primer lugar, con los que están bajo tu cargo, aquellos de los que eres responsable.

Así es nuestro Din del Islam. Allah lo establece de una manera clara. Primero empezamos por nosotros mismos, y el siguiente paso son los que están más cercanos a nosotros, aquellos que están bajo nuestro cargo y responsabilidad, aquellos de los que somos pastores. Dijo el Mensajero de Allah: “Todos estáis al cuidado de algo, y todos sois responsables de lo que está a vuestro cuidado. El imam es guardián y responsable de lo que está a su cuidado; el hombre es guardián dentro de su familia, responsable de lo que está a su cuidado; la mujer es guardiana en la casa de su esposo y responsable de lo que está a su cuidado”.

Es tu obligación cuidar a tu familia. Es tu obligación despertar en tus hijos el anhelo por el bien, el amor por el Islam. Tú debes guiarlos hacia ello, no quieras poner esta responsabilidad en otros, porque no es así, es tuya. La forma de conseguirlo es con tu ejemplo, siendo tú el primero en adoptar aquello que quieres que sigan tus hijos, y el primer paso es empapándote de la justicia. Si no eres justo entregando a cada uno sus derechos, si no te comportas con corrección, si no eres un ejemplo para ellos, si no haces que el Islam sea una luz para ellos, ¿cómo puedes pretender que amen el Islam? ¿Cómo puedes pretender que sigan lo que quieres que sigan? Trátalos con bondad, trátalos con justicia, con equidad, entregando a cada uno lo que merece, ordenando lo reconocido, prohibiendo lo reprobable, y entonces tus hijos seguirán tu ejemplo y amarán el Islam.

La justicia no es ser implacables en todo momento y situación. La justicia no es dureza y rigidez. La justicia no es tratar a todo el mundo por igual. Si le das uno a este, también tienes que darle uno al otro, eso no está basado en la equidad, ni en el equilibrio; justicia es darle a cada uno lo que merece, darle a cada uno lo que le corresponde.

La justicia no es que, si alguien te hace algo malo a ti, si alguien te causa algún perjuicio, deba ser castigado con toda la fuerza de la ley y reclames a los cuatro vientos justicia y venganza; pero si tú luego haces algo similar, si tu causas un mal a alguien, quieras que se te perdone o peor aún, te crees con derecho para hacer ese mal y no ser castigado. ¿Acaso crees que ser el pastor de tu rebaño te da este tipo de derechos sobre ellos? NO, lo que eso significa es que aumenta tu número de obligaciones para con ellos, y quien no lo comprenda de esta manera, ciertamente no ha entendido nada del Din del Islam.

Oh Allah, te pedimos que nos hagas ser justos con nosotros mismos y justos con todos aquellos que están bajo nuestro cuidado y responsabilidad.

***********

Siervos de Allah, cuando hablamos de la justicia, en la mayoría de los casos, nuestra imaginación nos lleva a pensar que es algo que solo puede aplicar la gente de autoridad, los gobiernos, los reyes, los emires… Esto nos lleva a decir que la justicia sólo la pueden aplicar ellos porque son los que tienen poder y que nosotros no tenemos oportunidad de aplicarla… Quien piense de esta manera, realmente no ha comprendido nada del Din del Islam. Déjalos a ellos, que tendrán que rendir cuentos por lo que hicieron, y concéntrate en lo que haces tú, pues es a ti a quien Allah va a juzgar.

La justicia a la que Allah nos llama es a todos los niveles: la puede aplicar tanto el rico como el pobre, el hombre y la mujer, el mayor y el pequeño. Siempre tenemos una oportunidad en la que aplicar la justicia, y Allah nos pedirá cuentas de si hemos sido justos en esos ámbitos en los que debíamos serlo.

Uno de los ámbitos en los que debemos aplicar la justicia, y que desgraciadamente olvidamos con mucha rapidez, es el ámbito matrimonial, el de nuestras relaciones matrimoniales. Estas relaciones son las que más merecen de justicia, y aquí tanto el hombre como la mujer tienen su responsabilidad y las dos partes tendrán que rendir cuentas ante Allah.

La justicia en los hogares, la justicia en las relaciones matrimoniales, no tiene que ver con dedicar un tiempo determinado a tu mujer, no es sacar a pasear a tus hijos… Todo eso es loable y digno de admiración, pero la verdadera justicia con tu mujer, la verdadera justicia de la mujer con el marido, es entregar a cada uno sus derechos y no reclamar los derechos que tú tienes sobre ellos.

La justicia en el matrimonio gira en torno a esto: cumple tus obligaciones como marido y entonces estarás siendo justo con tu mujer; cumple con tus obligaciones como esposa y entonces estarás siendo justa con tu marido; y no os preocupéis de los derechos, no reclaméis vuestros derechos, ya que si cada una de las partes cumple con sus obligaciones, le estará entregando los derechos a la otra parte de forma automática. Pero si no lo hace, si tú cumples con tus obligaciones y la otra parte no lo hace, ten confianza, ten en cuenta que Allah es testigo de lo que está ocurriendo en todo momento y lugar, y que recompensará en la Próxima Vida lo que hagamos en esta. Esto es parte de la verdadera confianza en Allah, y esta es la justicia verdadera, a la que Allah y Su Mensajero nos llaman, y a la que debemos aferrarnos en nuestras vidas si queremos llegar a las estaciones más elevadas del Jardín.

Oh Allah, te pedimos que nos hagas ser justos en nuestros hogares y que eso nos lleve a las estaciones más elevadas del Jardín.

One Comment

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies